La industria musical y la pandemia: ¿Cuál ha sido su impacto?

La pandemia por COVID-19 a la que hacemos frente desde el año pasado ha tenido un impacto negativo en la economía. No hay negocio que no se haya visto afectado por esta situación. La industria musical no es la excepción. En realidad, los eventos de entretenimiento como los conciertos musicales ha sido de los sectores más afectados. A causa de la pandemia, la industria musical se vio obligada a cambiar. El cambio en el sector musical fue inmediato y drástico. Prácticamente los conciertos fueron borrados del panorama. Bastaron semanas para paralizar los espectáculos en vivo a nivel mundial.

Esto último resulta comprensible ante las restricciones que debemos tener para cuidarnos y que chocan contra lo que significa ir a un concierto. Una multitud de personas sin distancia de por medio, muchas veces en espacios cerrados. Los conciertos son la principal fuente de ingresos para la industria musical. Ahora, gracias a la pandemia, esa fuente se perdió casi en su totalidad. La música tuvo que afrontar una crisis en que su única alternativa ha sido renovarse o resignarse a morir. ¿Pero puede morir la industria musical?

El impacto de la pandemia en la industria musical

La industria musical no solo es una cuestión de artistas. El sector musical tiene a su cargo toda una serie de empleos. Disqueras, servicios de transmisión, staff, prensa, logística, escenarios, montacarguistas, ingenieros de sonido e iluminación, guardias de seguridad y el transporte. Todos estos dependen del buen desempeño de la industria musical y de su funcionamiento. Los cuales recibieron un duro golpe desde inicios de marzo del año pasado y cuyos efectos no se ven prontos a terminar.

Baterista tocando en casa - The Merch Company

La industria musical tal como la conocíamos tuvo que adaptarse a las circunstancias y adoptar otros medios para llegar al público. El más popularizado son los conciertos online. 


No solo se perdió el principal ingreso de este ámbito, que son los conciertos en vivo. A eso hay que sumar las pérdidas por presentaciones en bares, discotecas, restaurantes. El descenso en la reproducción de música en restaurantes o bares. Así como la baja en las reproducciones por plataformas digitales. El impacto de la pandemia en la industria musical fue demoledor.

El caso del streaming

En un inicio de la pandemia en la industria musical se esperó un aumento de las reproducciones en las plataformas musicales por streaming. Sin embargo, la realidad resultó ser completamente diferente. Si bien en un inicio se dio un repunte en las reproducciones por plataformas, pronto esto cambió drásticamente. Spotify, la plataforma de streaming musical más famosa y utilizada, reportó a principios de mayo de 2020 un descenso en sus reproducciones en un 11%.

 

Tal reducción en el uso del streaming musical fue inesperado. Se esperaba que las personas utilizaran las plataformas para escuchar música estando en casa. No obstante, pronto fue notorio que estos servicios eran utilizados principalmente durante los trayectos al lugar de trabajo o estudio. Trayectos que también se han visto disminuidos. Ante la poca movilidad, los usuarios han optado por otros servicios de entretenimiento, lo que ha disminuido el uso de streaming musical. Por ello los servicios de video han aumentado su consumo mientras los de música sufren descenso de usuarios.

Grupos no comerciales, los más afectados

La crisis de la industria musical le ha pegado a todos, hay algunos artistas a los que más les ha afectado. Para los artistas más pequeños la crisis ha sido más dura. Al no tener el mismo impacto que los grandes artistas reconocidos, para ellos a veces organizar conciertos vía stream resulta un enorme gasto. Por eso se ha optado por unirse con otros artistas independientes y organizar festivales virtuales. Las salas de las casas de los cantantes se han transformado en escenarios. Y desde las trincheras se encargan de entretenernos y ofrecernos consuelo. Al mismo tiempo que luchan para mantener a flote sus proyectos.

Adiós al contacto de fans con artistas

La experiencia de conocer a tu artista favorito es inigualable e inolvidable. Uno de los elementos más lucrativos era la posibilidad que se les daba a los fans de conocer y saludar a su cantante o grupo predilecto. Hoy día esta parte del espectáculo ya no parece que vuelva a ser posible. El contacto cercano entre fanáticos y artistas quedará relegado a consecuencia de las medidas sanitarias. El acceso entre bastidores a los fanáticos parece ser cosa del pasado. En su lugar, se planean convivencias impulsadas por redes sociales. En lugar de un encuentro en persona, el artista o banda pueden realizar una llamada a un fan, o dar acceso por un tiempo limitado al fan para enviar mensajes con su ídolo de ida y vuelta.

Las alternativas de la industria musical

Ante la incertidumbre de la duración de la emergencia sanitaria hubo que actuar con rapidez para frenar el descenso en que caía la música. Las alternativas no se hicieron esperar. En poco tiempo ya había artistas que ofrecían conciertos vía online para las audiencias. Otras de las alternativas de las que se hablan es poco a poco retomar los conciertos con público en vivo. Sin embargo, esto se llevaría a cabo con restricciones. Sólo habría un aforo limitado y restringido, vigilando el cumplimiento de las medidas sanitarias. La otra alternativa que ya está sobre la mesa son los autoconciertos; acudirías en tu automóvil, con la idea de no descender de él durante la duración del espectáculo.

Músico tocando en casa - The Merch Company

 

Bandcamp: el salvador

El más destacado salvador de la industria musical durante la pandemia en 2020 fue Bandcamp. Esta plataforma le permitió a los artistas recibir los ingresos completos por su música vendida a través de su sitio. A esta iniciativa se le conoce como los Viernes de Bandcamp, que se llevan a cabo mensualmente. Dicho programa ha servido para apoyar económicamente a los artistas. Al mismo tiempo que fomenta que otros usuarios comiencen a generar empatía con sus grupos favoritos. Esta empatía provoca que se consuman los productos originales evitando así la piratería. También enfoca su atención a que diferentes artistas opten por Bandcamp como una nueva posibilidad para promocionar su música. 

LEER TAMBIÉN: Ohms, hablemos del noveno álbum de estudio de Deftones

¿Qué hay que hacer?

Salvar a la industria musical ha sido un esfuerzo en conjunto entre empresarios, bandas, músicos y público en general. Cada pequeño eslabón cuenta en esta batalla por mantener a flote a la industria musical en la pandemia. Mediante campañas de recaudación de fondos y acuerdos comerciales benéficos.

También se recomienda a los fans apoyar a sus artistas favoritos adquiriendo la mercancía y sus álbumes. Asimismo, hay que hacer un llamado a la empatía y acudir a los eventos en línea organizados por las bandas de nuestra preferencia. De igual manera se ha hecho un llamado a los gobiernos para colaborar con los trabajadores del entretenimiento. Salir de la crisis en que está metida la industria musical es posible si se vuelve un trabajo colaborativo.